GUIÓN PARA LAS ETIQUETAS
Cuando introduzcáis vuestro reportaje, entrevista, etc. tenéis que indicar dos etiquetas. La primera que especifique el sector cultural en el que os habéis centrado y la segunda que indique el contenido que habéis analizado.

1. ETIQUETA PARA EL SECTOR CULTURAL:
Patrimonio, museos, archivos, bibliotecas, libro, periódicos y revistas, artes plásticas, artes escénicas, cine, video, música grabada, televisión, radio, fundaciones u otras instituciones culturales.

2. ETIQUETA PARA EL CONTENIDO:
Sector, estrategia competitiva o estrategia corporativa

viernes, 10 de diciembre de 2010

Cultura e innovación por el camino digital








Cornellà de Llobregat. A 30 minutos del corazón de Barcelona se encuentra la Fundación Citilab, un referente en Cataluña de entidad abocada al impulso de la cultura digital y la innovación a través de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs).

En el edificio sede de la fundación -donde antes funcionó la fábrica de hilos Fontanals i Suris- emergen ideas para potenciar el acceso de la ciudadanía a las nuevas tecnologías con el objetivo de fomentar la innovación y el desarrollo (I+D) como vía para el cambio social.

Una vistosa nave y un colorido cartel distintivo dan la bienvenida a los visitantes y miembros de la fundación. Dentro, amplias salas dotadas con tecnología de comunicación de última generación, se ofrecen para que todo interesado aporte y sume al proyecto.

“Cuando alguien nuevo llega a la fundación no le interrogamos sobre quién es, no pedimos su currículum, le preguntamos ¿usted qué quiere hacer? Con esa interrogante proyectamos al futuro e impulsamos la innovación y el desarrollo”, explicó el director gerente de Citilab, Vicenç Badenes, en el arranque de la entrevista.

Los orígenes

Pese a estar constituida como fundación desde 2007, Citilab es un proyecto que cuenta con más de una década de trayectoria. Sus orígenes se remontan al año 1995, en pleno auge de los movimientos de redes ciudadanas. “En Cornellá la Red Ciudadana estaba integrada por periodistas, maestros, arquitectos, trabajadores e industriales. (Todos compartiendo) el objetivo de iniciar la alfabetización en el mundo de Internet y las TICs”, acotó Badenes.

Conforme pasaron los años, ya en el preámbulo del siglo XXI, parte del equipo gestor de lo que es hoy Citilab, comenzó a fijar las interrogantes sobre cómo llevar adelante sus propósitos. Luego de esbozar varias hipótesis, se concibió a Internet -y sus diversos usos- como “la gran oportunidad” para construir nuevas formas de diálogo entre la ciudadanía, las empresas, el mundo académico y el gubernamental. El pilar del pensamiento fue: sectores otrora antagónicos podrían confluir y potenciarse en un mismo espacio.

“En lo que a innovación e investigación se refiere, la ciudadanía, las empresas y el mundo académico transitaron históricamente por caminos antagónicos. Trabajar con nuevas herramientas para potenciar la innovación es uno de los objetivos de la Fundación Citilab”, reafirmó Badenes.

El gran salto se concretó en 2003 con el apoyo de Ayuntamiento de Cornellá de Llobregat, que dotó a la fundación de sede oficial y financiación para poner en marcha el proyecto. El puntapié inicial contó desde el vamos con el aporte de unos 4 millones €, detalló a su tiempo en entrevista, Artur Serra, director de investigación e innovación de Citilab.

La Misión

La innovación es el objetivo. “Nuestra misión está más encaminada a generar innovación que cualquier actividad. Muy soportada por las TICs y por la tecnología. (Proyectamos) un modelo de gestión y trabajo que tiene que acabar con una innovación social”, definió Badenes.

Citilab por Citilab

En la página web de la fundación se puede conocer la descripción con la que Citilab comunica formalmente sus objetivos. En sus propios términos se indica que “Citilab es un centro para la innovación social y digital. Explota y difunde el impacto digital en el pensamiento creativo, el diseño y la innovación que surgen de la cultura digital. El modelo Citilab es un modelo mixto que combina un centro de formación, un centro de investigación en innovación social y una incubadora de iniciativas empresariales y sociales. Desde su puesta en funcionamiento en noviembre de 2007, ha estado impulsando su actividad como centro digital de innovación ciudadana”.

La financiación

El patronato de la Fundación para Fomento de la Sociedad del Conocimiento-Citilab (con carácter público-privado) está formado por el Ayuntamiento de Cornellá de Llobregat, la Generalitat de Catalunya, la Diputació de Barcelona, WTC Almeda ParK, Fundació Catalana per la Recerca i la Innovació, UPC, Siemens, Lluís Bayó Ortonoves y Antonio Morales Albarracín.

Los recursos financieros, comentó Badenes, “llegan por la venta de aplicaciones y servicios que se desarrollan allí, por la presentación a convocatorias competitivas de desarrollo (por ejemplo Plan Avanza) y desarrollos propios”.

El aporte de los Citilabers -cómo se les denomina a los miembros de la fundación- también suman, al pagar una cuota (casi simbólica de 3 €) para ser parte del proyecto. Actualmente son más de 5.200 los Citilabers que trabajan y desarrollan sus proyectos en la fundación.

A favor, en contra y potencialidades

Con información (obtenida de diversas fuentes entre consultas a expertos del sector y notas de prensa) se puede profundizar en el análisis de recursos de la fundación, una instancia de rigor para conocer más sobre ella. Tomando en cuenta los datos obtenidos se establece un esbozo de cuáles son las posibles Debilidades, Oportunidades, Fortalezas y Amenazas (D.O.F.A.) de Citilab.

Una de las principales debilidades que enfrenta la fundación actualmente es su cercanía al poder político y que trabaja muy enfocada en lo local. En contraste la fortaleza se encuentra entre sus propios objetivos. Es decir “formar parte de un concepto global de centros dedicados a suscitar la innovación ciudadana”.

Mirándola en comparación con otras fundaciones o entidades similares del sector, la amenaza que enfrenta Citilab también radica en su cercanía y asociación directa con el Ayuntamiento de Cornellá. Eso tiñe su independencia de actuación, opinó uno de los expertos consultados.

Por otra parte, la oportunidad más destacable que tiene Citilab, es ser pionera en el escenario de la innovación puesta a disposición de la ciudadanía, y protagonizada por ésta. Es un centro donde se realizan proyectos audaces con la condición de que todos sean siempre colaborativos. Esto, más en tiempos de crisis, es un factor que puede potenciar Citilab, sobre todo porque cuenta con toda la infraestructura para hacerlo.

La Fundación posee una importante imagen de marca. Además de premios conquistados recientemente, tiene un equipo de recursos humanos de alto nivel. Un grupo de profesionales que apuesta al proyecto y transmite motivación al referirse a su trabajo. Ese factor se suma como un calificado valor intangible de la fundación.

Su ventaja competitiva con respecto a otras entidades del sector también. Posee una sede adecuada a sus necesidades, muy bien ubicada y con historia patrimonial en la ciudad donde se encuentra. Además, el equipamiento -fundamental para el desarrollo de innovación a través de tecnología- es de alta calidad.

Buena parte de sus recursos no son movibles y tienen elevada duración. Sin embargo es de considerar que en pleno auge de las nuevas tecnologías al servicio de la ciudadanía, el de Citilab sea un modelo de trabajo y proyecto con alta capacidad de réplica. Eso los obliga a afirmar sus potencialidades -como el factor humano- sin desatender la necesidad constante de cambios e innovación. No solo hacia fuera, sino en su propia estructura interna.

“El Citilab es un proyecto permanentemente en construcción nos vamos corrigiendo a nosotros mismos, por eso nuestro objetivo es acceder a la gente. En el ADN de Citilab está la regeneración permanente. Sobre todo con el proceso y aportes de la gente, con la innovación. Nos interesa poner en evidencia que en la sociedad del conocimiento los territorios pueden tener nuevos papeles y hay nuevos escenarios para desarrollarse allí. Tenemos que superar las jerarquías actuales en el entorno de las TICs”, concluyó Badenes.

video

Más sobre la Fundación Citilab

Texto publicado por Yelly Barrios Rodríguez

yelly28@gmail.com - yelly28@hotmail.com

Más sobre gestión y cultura digital http://www.cultulab.blogspot.com/

No hay comentarios: