GUIÓN PARA LAS ETIQUETAS
Cuando introduzcáis vuestro reportaje, entrevista, etc. tenéis que indicar dos etiquetas. La primera que especifique el sector cultural en el que os habéis centrado y la segunda que indique el contenido que habéis analizado.

1. ETIQUETA PARA EL SECTOR CULTURAL:
Patrimonio, museos, archivos, bibliotecas, libro, periódicos y revistas, artes plásticas, artes escénicas, cine, video, música grabada, televisión, radio, fundaciones u otras instituciones culturales.

2. ETIQUETA PARA EL CONTENIDO:
Sector, estrategia competitiva o estrategia corporativa

jueves, 10 de diciembre de 2009

CONTEXTO. Nuevos editores para nuevos tiempos


Entrevista con Enrique Redel,
editorial impedimenta
y presidente de la asociación.

Natalia García Fdez 08/12/2009

Una breve introducción.


CONTEXTO nace en 2008 de la iniciativa de las jóvenes editoriales independientes Libros del Asteroide (Luis Solano), Barataria (Carola Moreno), Global Rhythm (Julián Viñuales), Impedimenta (Enrique Redel), Nórdica (Diego Moreno), Periférica (Julián Rodríguez) y Sexto Piso (Santiago Tobón) con el objetivo de promover conjuntamente sus catálogos y desarrollar, a través de muy diversas iniciativas, otros proyectos relacionados con el mundo editorial.
Unidos por su carácter independiente y por la creación de fondos editoriales muy cuidados, estos sellos se han propuesto tejer una amplia red –sus sedes radican en puntos tan alejados como Barcelona, Madrid, Sevilla y Cáceres_ que permita una relación más directa y fluida entre editores, lectores, libreros, bibliotecas y medios de comunicación.

¿Cómo? De momento, con la publicación de una revista bautizada con el nombre de la asociación, una revista de la que no existen precedentes en el mercado editorial español, concebida por los editores como una herramienta de comunicación con sus lectores y en la que se combinarán textos o informaciones inéditas sobre sus autores con información acerca de las novedades editoriales.
Contexto es trimestral tiene una tirada superior a los 40.000 ejemplares y se distribuye gratuitamente en las librerías y bibliotecas de España. Tiene dieciséis páginas; quitando portada y contra, dos para cada editor. Además de un resumen de la temporada, incluye material inédito y, por supuesto, exquisito.
Recientemente han sido galardonados por el Ministerio de Cultura con el Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial 2008 “por su irrupción innovadora en el panorama editorial, que desde la iniciativa individual y desde distintos puntos de España ha sabido vincular edición, distribución y librería en torno al proyecto Contexto”.
El actual presidente de Contexto, Enrique Redel, de la editorial Impedimenta, ha explicado que este galardón "explicita una tendencia que es evidente, la de la renovación del panorama editorial".
"Este premio reconoce esa renovación y nos coloca como una alternativa", ha añadido Redel, quien ha explicado que esta asociación comenzó a gestarse con el objetivo de aunar esfuerzos y estrategias para afrontar los retos del mercado y del contexto editorial.
Contexto es un grupo "aún en formación" que permite a sus integrantes "hacer juntos cosas que separados sería imposible", señala Redel, que cita entre esas actividades la promoción de los libros, las relaciones con los medios de comunicación y las decisiones editoriales.


Entrevista
¿Por qué la unión de estas siete editoriales y desde cuándo exactamente? ¿Cumple un objetivo concreto cada editorial por separado o uno único para todas? ¿La unión hace la fuerza?

Antes que nada, hay que decir que las siete editoriales que conforman Contexto venían colaborando desde hace mucho tiempo en multitud de cuestiones, y Contexto solamente vino a poner nombre a esta colaboración. Nacimos como asociación en abril de 2008, y nuestra primera intención fue sacar un catálogo conjunto, que finalmente se convirtió en nuestra revista. Evidentemente, Contexto nos permite hacer cosas que solos no podríamos hacer.

¿Qué significa CONTEXTO en el mundo editorial? ¿Qué papel juega?

Contexto es la demostración de que, frente a la tendencia a intentar competir a toda costa con otros editores, la colaboración para alcanzar objetivos comunes, compartiendo recursos, contactos y modos de trabajar, es beneficiosa para el sector. Además, Contexto supone la asociación de una serie de editoriales jóvenes, con un fuerte sentido de marca, y muy activas, que cubren un abanico amplísimo de géneros: narrativa, poesía, libro ilustrado, cómic, libro musical, no ficción…


¿Cual es su presente y su futuro? ¿Hacia dónde vais? Y en el caso de haber llegado ya a ciertos objetivos que os hayáis marcado al principio, ¿tenéis nuevos objetivos a corto, medio o largo plazo?

Nuestro objetivo a medio plazo es lanzar nuestra página web (tenemos una ya, pero es muy básica, sirve solamente para descargarse los pdf de la revista, y poco más), que servirá de vehículo para difundir de un modo más eficiente nuestros contenidos como editores. Asimismo, queremos empezar a trabajar para distribuir nuestros libros en Argentina, por medio de un consorcio de exportación. Algo que solos nos sería muy difícil, gracias a Contexto será más fácil.

¿Dirías que existe monopolio y/o concentración en el mundo editorial?

Creo que en el mundo de las grandes editoriales se ha producido un cierto fenómeno de concentración y empobrecimiento de la oferta cultural en lo que se refiere a la edición literaria de calidad. Se tiende a la rentabilidad rápida, y con ello se priva al lector de un fondo que para los grandes grupos es poco atractivo. Aquí es donde entran las pequeñas editoriales independientes, que, en plan mohicano, rescatan, revisan el canon y vuelven a llenar las librerías de aquellos títulos fundamentales que llevaban mucho tiempo sin estar presentes.


¿Cómo o en qué se diferencia CONTEXTO de las demás editoriales?

En realidad no somos una editorial, sino un grupo de editoriales. Hay cosas que nos definen, y que no son propias solamente de las editoriales de Contexto: la selección, la calidad estética, el cuidado a la hora de editar, el respeto a los oficios del libro (a los traductores, a los impresores, a los autores, a los diseñadores). También tendemos a tener una relación muy directa con el canal comercial (libreros, distribuidores, etc.). Es decir, intentamos humanizar de nuevo un negocio que en cierto modo se había hecho algo elitista. Sólo en cierto modo, insisto, pues hay muchísima gente, modelos a seguir para nosotros, que han trabajado magníficamente bien desde grandes estructuras.


No sólo os habéis unido con el propósito de promover vuestros catálogos sino con otros fines como la edición de la revista, desarrollar otros proyectos y tejer una red que establezca una relación más directa y fluida entre editores, lectores, libreros, bibliotecas y medios de comunicación. A esto se le llama en el mundo empresarial diversificación e integración vertical ¿Qué tipo de acciones lleváis a cabo en esta dirección?

No sabía que se llamaba así. Me dejas sorprendido, ja, ja. Ha sido algo que hemos hecho instintivamente, más bien, no porque se trate de un objetivo a priori. Básicamente puedo decirte que nuestro interés está en enriquecer a la vez que en compartir riesgos y recursos, y eso redundará sin duda en bien de las editoriales y del sector.

¿Tenéis acuerdos de colaboración entre vosotros o con otras editoriales u otro tipo de empresas?

Contexto ya de por sí supone un marco de colaboración entre sus editores. Un marco no escrito, sino tácito. Compartimos la información comercial, la base de datos de medios y periodistas, nos repartimos las tareas de comunicación y tomamos decisiones conjuntas. En este sentido, en ocasiones tenemos una voz única de cara al distribuidor, el librero o los medios. En lo que se refiere a otras editoriales, la relación es extraordinaria, muy fluida, pero aquí ya estamos más bien en las relaciones bilaterales entre colegas. Contexto como tal tiene una vocación más comercial, no tanto de bloque frente a otros editores. De hecho, las acciones conjuntas del grupo han ido dirigidas a entidades como CEGAL, con los que hicimos una campaña la pasada primavera, o últimamente a las LIBRERÍAS CON HUELLA, para una campaña navideña.


¿Seguís alguna estrategia muy clara? ¿Cuál? ¿Cómo funciona CONTEXTO?

No tenemos un programa, si es a lo que te refieres. Más bien nuestra estrategia es la de posicionarnos en el sector de un modo claro. Ponerse de pie en las librerías cada vez es más difícil, y el marchamo de calidad del grupo nos ha ayudado bastante en este sentido. Nuestro régimen de funcionamiento es muy colaborativo. No se toman decisiones unilaterales, sino que solemos repartir tareas, y solemos dar por hecho que lo realizado se acomodará a una serie de directrices previamente pactadas (en relación con la web, con las campañas con librerías, con la revista). Solemos tener conferencias telefónicas comunes, y últimamente nos vemos mucho, nos reunimos y vamos cerrando asuntos pendientes. En este sentido, nos intercambiamos muchísima información por Internet, y hablamos mucho entre nosotros a lo largo de la semana.


¿Vuestros libros son algo más caros que los de las grandes editoriales?
Es decir, ¿podéis competir a nivel de costes con el resto de editoriales o dirías que vuestra estrategia es más bien de diferenciación, lo que implica que un cliente está dispuesto a pagar un precio mayor por vuestros libros porque quiere exactamente lo que le ofrecéis?


Hombre, nuestros libros son algo más caros por varias razones: primero, nuestras tiradas medias son de casi 2500 ejemplares, por lo que el coste por ejemplar es mayor que el de una editorial cuya tirada media sea más alta. Además, solemos destinar una mayor parte del presupuesto a traducciones, prólogos, a diseño, a materiales de edición y encuadernación, por lo que el libro sube de precio, inevitablemente. No obstante, es cierto que nuestro público objetivo es de cierto nivel cultural y por tanto económico, por lo que no se trata de lectores de impulso, sino de gente que busca un libro de calidad.


¿Cuáles dirías que son las debilidades y cuales las fortalezas de CONTEXTO?

Empezando el análisis DAFO que me propones, quizás nuestra principal debilidad sea el poco tiempo que le podemos dedicar a la asociación. Nuestras propias editoriales nos absorben de tal modo que es difícil sacar tiempo para las campañas comunes, o para las actividades que planificamos. En cuanto a las fortalezas, creo que residen en la propia capacidad de los editores (hay auténticos maestros en el arte de editar entre nosotros, con los que es un honor trabajar) y también en su capacidad de ceder parcelas de sus propias editoriales en pos de un fin común. Se trata de una especie de Unión Europea de la edición.

¿Cuáles las amenazas y las oportunidades del sector editorial para vosotros a la hora de emprender este proyecto?

Seguimos con el DAFO. En cuanto a las amenazas, la gran mortalidad de las pequeñas editoriales, que no suelen sobrevivir a un par de años especialmente malos. Todos los editores de Contexto somos pequeños editores, y no siempre es fácil sobrevivir. Oportunidades, las que nos dan las nuevas tecnologías. Creo que el reto tecnológico nos afectará especialmente, pero somos editores jóvenes, con ganas de aprender y con capacidad de reciclarnos, y esperamos estar en la línea de salida de los nuevos modos de edición con garantías de éxito.

¿Os encontrasteis con muchas barreras a la hora de crear CONTEXTO, por ejemplo legales o de capital, o fue más o menos sencillo? ¿Cuál/les fueron las mayores barreras?

Crear Contexto fue muy sencillo. Un compañero redactó unos estatutos, nos fuimos al registro de asociaciones y registramos el invento. La dinámica de colaboración estaba ya creada, por lo que empezamos a funcionar muy bien desde el principio.


Por todo lo que he leído, imagino que CONTEXTO no es una editorial como las demás, pero aún así, cuéntame un poco cómo es la competencia en vuestro caso.

Tenemos por norma observar un exquisito fair play en nuestras relaciones. Es habitual encontrarse a alguno de nosotros hablando maravillas de los libros de alguna otra editorial del grupo, e incluso recomendando libros de otros editores en librerías. Es habitual, además, compartir autores, aconsejar sobre adelantos, traductores, tarifas, contactos y estrategias de comunicación. Yo creo que mi enemigo no es Nórdica, una editorial que publica muchos autores parecidos a los míos, pero cuyo trabajo admiro y que quiero que viva muchos años, sino aquella editorial que se hace valer de su tamaño o de su fuerza comercial para perjudicarme.

¿Cual dirías que es vuestra principal ventaja competitiva? Y si es realmente una ventaja o crees que existen otras asociaciones como la vuestra que estén cubriendo esa posible necesidad del mercado.

Contexto ha servido para “personificar” la nueva edición española. Un librero que quiera apostar por los nuevos talentos no tiene que andar buscando información, ni filtrando. Nosotros le damos la nómina ya hecha. Quizás esa es la mayor ventaja competitiva de la que nos ha dotado Contexto.

Ahora que lleváis un tiempo en el mercado, ¿podríais decir que tenéis un grupo de compradores fieles?

Sin duda. Muchos de nuestros lectores compran TODO lo nuestro, lo coleccionan. Esa fidelización se asienta en un criterio de fiabilidad: editamos poco pero bueno, y eso finalmente se nota.
¿Se podría decir en vuestro caso que vuestro éxito está basado en un gran conocimiento previo del sector?

Más que conocimiento previo del sector (que lo hay), creo que básicamente nuestro éxito está en la habilidad para conectar con ese sector y demostrar que somos aliados, y que empujando en la misma dirección las ventajas se multiplican. Hay que conocer el sector, pero también respetarlo, y dar sensación de que se rema a favor de corriente juntos.

En los estudios de mercado que estamos estudiando existen unos elementos externos que se denominan “sustitutivos”. Son otros productos alternativos al producto para el cual se esté haciendo el estudio y que pueden suponer una amenaza. En ocasiones estos sustitutivos se imponen de tal forma que casi todas las empresas de un sector terminan integrándolos.
Este es el caso del libro electrónico en el sector editorial. Me gustaría saber tu opinión personal sobre este tema, si crees que realmente puede suponer una amenaza para el libro en papel, o por el contrario supone un cambio importante y que todos deberían empezar a ofrecer en sus catálogos, librerías, etc. En el caso de CONTEXTO me gustaría saber también la opinión del grupo al respecto, si lo estáis integrando y de que manera puede llegar a cambiar vuestro esquema de trabajo. ¿Cómo lo véis?

Creo, como antes he dejado caer en otra respuesta, que el libro electrónico es una nueva oportunidad, nunca una amenaza. Existe un sentimiento apocalíptico respecto a las nuevas tecnologías que me parece bastante absurdo, y sé también que se lo parece al resto de editores del grupo. Quizás nos obligue a diversificar nuestra oferta, pero eso lo único que indica es que hay que prepararse para ello, no negarlo ni intentar que ocurra. Sin embargo, estoy convencido (ahí está la prueba del tan cacareado desembarco del libro electrónico estas navidades, que finalmente no se producirá hasta el año que viene, según dicen los expertos) de que la edición electrónica tardará mucho en afectar a los libros en papel, al menos a la ficción clásica. Para leer “Rojo y Negro”, el invento ya está creado: el libro en papel. Quizás para viajar a Praga o para tener un código civil a mano, tiraremos del Kindle. Pero para Moby Dick, me temo que no.