GUIÓN PARA LAS ETIQUETAS
Cuando introduzcáis vuestro reportaje, entrevista, etc. tenéis que indicar dos etiquetas. La primera que especifique el sector cultural en el que os habéis centrado y la segunda que indique el contenido que habéis analizado.

1. ETIQUETA PARA EL SECTOR CULTURAL:
Patrimonio, museos, archivos, bibliotecas, libro, periódicos y revistas, artes plásticas, artes escénicas, cine, video, música grabada, televisión, radio, fundaciones u otras instituciones culturales.

2. ETIQUETA PARA EL CONTENIDO:
Sector, estrategia competitiva o estrategia corporativa

jueves, 10 de diciembre de 2009

Pon un artista en tu empresa y encuentra “eso” que te falta



Por Maite Sanz de Galdeano.


La palabra “crisis” está de moda. Todo el mundo habla de ella y le echa la culpa de todo. Ha sustituido a otras muletillas del lenguaje de ascensor. Sólo falta que en vez de asustar a los niños con el “coco” se les diga que ya no se les compra dulces por “la crisis”. Imagino que creerán que “La Crisis” debe de ser una bruja vieja, granosa, que barre todo con su escoba.

Pero esta bruja, como todas, tiene una doble cara. La crisis supone el cambio. Y ¿por qué debemos pensar que el cambio es a peor? Está claro que el proceso del cambio puede ser doloroso para muchos, pero, ¿no se sufre en la adolescencia? O ¿ quién ha dicho que el parto no es doloroso?

Efectivamente, el cambio puede ser a mejor, y para eso hay ya mucha gente trabajando y creando soluciones para que así sea.

Uno de los mejores ejemplos es la plataforma DISONANCIAS, que ha sido creada para que las empresas, los centros de investigación o las entidades públicas, incorporen en sus instituciones un nuevo elemento que les haga reaccionar y seguir hacia delante. Este nuevo chip está lleno de ideas, tiene una lógica distinta a la habitual en el mundo empresarial y es capaz de ver las realidades desde otra perspectiva. Es por tanto, un elemento perfecto para modificar la estrategia de una empresa y remover esos obstáculos que se hayan podido quedar estancados.

Pero no estamos hablando de un producto informático. Si fuera así, a nadie le sorprendería. Estamos hablando de algo mucho mejor, que tiene corazón y una mente iluminada. Estamos hablando de ARTISTAS. Gente con mente creativa, hacedores de arte y nuevas perspectivas, que son capaces de aportar desviaciones y disonancias a los procesos habituales de trabajo y pensamiento de las empresas, donde las pautas tradicionales se han quedado cortas.

De esta simbiosis empresa-artista nace algo nuevo, el artista puede desarrollarse en otros ámbitos ajenos a lo puramente artístico, y las empresas logran “eso” que les faltaba y que ahora les hará ser diferentes.

Es momento de generar nuevas estrategias, a partir de estos recursos humanos que hasta ahora no formaban parte de las plantillas convencionales. Artistas acostumbrados a trabajar de manera individual se convierten en una pieza fundamental del equipo humano de la empresa, convirtiendo a éste en el recurso más valioso que posee.

Numerosos artistas, empresas e instituciones forman parte de la plataforma, y ya se han llevado a cabo varios proyectos con resultados exitosos. Parece que el experimento poco a poco se está consolidando como un nuevo modelo de gestión empresarial, y a los artistas se les deja de ver como mentes “en lo abstracto” para verles “en lo real”.

La iniciativa DISONANCIAS, ha sido reconocida por la Comisión Europea, como una de las mejores prácticas de innovación de la Unión Europea en 2009. Es un logro para la innovación de las empresas, y supone un gran paso para una nueva generación, donde la cultura forma parte de la economía, y viceversa.

http://www.disonancias.com