GUIÓN PARA LAS ETIQUETAS
Cuando introduzcáis vuestro reportaje, entrevista, etc. tenéis que indicar dos etiquetas. La primera que especifique el sector cultural en el que os habéis centrado y la segunda que indique el contenido que habéis analizado.

1. ETIQUETA PARA EL SECTOR CULTURAL:
Patrimonio, museos, archivos, bibliotecas, libro, periódicos y revistas, artes plásticas, artes escénicas, cine, video, música grabada, televisión, radio, fundaciones u otras instituciones culturales.

2. ETIQUETA PARA EL CONTENIDO:
Sector, estrategia competitiva o estrategia corporativa

jueves, 10 de diciembre de 2009

Cultura se propone acabar con el "círculo vicioso" de las subvenciones.

“Cultura se propone acabar con el "círculo vicioso" de las subvenciones. La Xunta apoyará antes la promoción que la producción cultural” El País 26 de Noviembre de 2009

Introducción

En esta época de grandes retos para nosotros, que “reescribimos” la palabra crisis, no quedan dudas que la cultura y la empresa pueden seguir por el mismo camino. No quedan igualmente dudas de las diferentes y distintas acepciones del término «cultura». No obstante podremos empezar a reflexionar con una acepción de cultura un modus vivendis que emana costumbres, diversos conocimientos y grados de desarrollo en diferentes áreas como la artística, científica e industrial en un determinado período de la historia de la humanidad. Intentar cada vez más con nuevas estrategias responder a las diferentes situaciones en un mundo con una dinámica “filosofía” empresarial.

La reflexión

La conocida globalización económica (que ha generado múltiples y diferentes escenarios de crisis para diferentes públicos y para diferentes gustos) ha creado una coyuntura de retos para el área cultural. En el espacio cultural surgen posibilidades seguir varias direcciones, empezando una reflexión que busca la definición de posicionamiento (de diversas entidades publicas y privadas) en ese espacio común a todas las personas.
Una entidad (pública o privada) tiene su propia visión de cultura (o de cómo se desarrolla) que la identifica, la caracteriza, la diferencia en relación a los demás. Todo esto crea una imagen que es importante conocer. Pero también es importante conocer su(s) estrategia(s).
La estrategia tiene como objetivo posibilitar que la entidad pueda realizar su misión con eficacia. Una buena estrategia debe “diseñar” las metas de la entidad, las políticas basadas en la realidad, donde hay un enlace entre la visión con la misión que muestra las probables tendencias futuras. La Xunta de Galicia, concretamente el departamento de cultura, tiene bien “diseñadas” sus estrategias para proponer un cambio gradual en las políticas de subvenciones. Segundo Roberto Varela: "Hay que acabar con las subvenciones a las industrias culturales y comenzar a hablar, con propiedad, de industrias culturales”. En ellas podremos ver elementos básicos de la dirección estratégica.
En una lectura crítica nos enteramos que son importantes cuándo objetivan un cambio gradual donde la selección se hace “(…) con un criterio de calidad, rentabilidad, y excelencia artística lo que se produce y edita”. Hay algo de importante a mencionar que la línea estratégica tiene una visión constructiva y realista cuándo hace una interesante conexión (que puede ser un punto fuerte) entre publicación e índices de lectura: "No puede ser que se editen tres libros en gallego al día", ejemplificó, "y que los índices de lectura resulten tan bajos". La visión va más allá con la voluntad de “proteger las cosas que están desprotegidas” y luchar contra lo que denomina de “círculo vicioso”. Podremos suponer un trabajo objetivo de análisis del exterior (del entorno) para en ello operar los cambios deseados. Cuando hablamos del exterior no nos quedamos dentro de las fronteras de Galicia sino en todo el territorio español.
Nos basamos una vez más en la crisis económica mundial que hizo mella en el sector editorial que empezó en 2009 de manera "catastrófica". El adjetivo (y la visión negativa) es de Antonio María Ávila, director ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España, en un artículo del diario El País titulado “La crisis golpea de lleno al sector editorial” de 03 de Julio del corriente año. Añadió que: "La situación es grave y nos obliga a replantearnos tácticas y estrategias (…). También ha denunciado un "problema institucional" que tiene origen en la insuficiencia de las infraestructuras culturales "que son pocas para el desarrollo económico y social que tenemos". Haciendo la lectura se encuentra la terminología "índice de concentración" empresarial que es mucho menor al que existe en el resto de Europa y aseguró (Antonio María Ávila) que no hay ninguna editorial que tenga una "posición de dominio en todos los sectores".
Volviendo a los elementos básicos de dirección estratégica (a la misión estratégica de la Xunta) para mencionar la orientación a largo plazo. Roberto Varela ha hablado de una “(…) filosofía que va impregnar la legislatura." Es siempre deseable que cualquier “filosofía”, o sea, la estrategia, no cambie (algunas veces de forma radical sin ningún sentido y respeto por el trabajo que se hizo) de cuatro en cuatro anos. La estabilidad en las políticas culturales es deseable para todos los actores que interviene en este sector, y que no contrario a la aplicación de una nueva mentalidad de negocio con el objetivo claro de calidad, por medio de la concepción e implementación de una estrategia para cumplir los diversos y distintos objetivos sociales y culturales, incluso para adaptarse a los diferentes cambios internos y externos de forma creativa.
Otro elemento básico de la dirección estratégica que se encuentra en voluntad de cambiar, de romper con un pasado presente, es el compromiso significativo de recursos, empezando por el recurso financiero. Para cumplir ese reto llama (de forma muy positiva) el sentido común (que debería estar siempre presente) para que no se desperdicie el dinero público (que es de todos) importante para desarrollar fuertes y productivas políticas culturales. La concepción de los presupuestos en materia cultural debemos verla "no como gasto, sino como inversión sujeta a una rentabilidad económica". El representante de la Xunta mencionó la necesidad de elevar los índices de "consumo cultural" de los ciudadanos para quienes se crean las políticas culturales. El presupuesto del Ano da Lectura (2010) es 2.850.000 euros.
Otro recurso gana fuerza en la cooperación (hay otro método/forma acuerdos de colaboración) con los ayuntamientos (con bibliotecas, centros culturales, teatros y demás equipamientos que suponen diversos proyectos, iniciativas) de forma para implementar “un programa para bibliotecas y otro para la animación a la lectura, la promoción de producción cultural y de nueva creación, y un área de actuaciones orientadas a la planificación y gestión "para introducir cambios en la acción pública". Recurso igualmente importante es el de utilizar la experiencia del Estado y de la red Cervantes en la promoción cultural exterior para defensa de la lengua (otra estrategia). Para Roberto Varela:"la lengua es nuestra identidad”.
No hay margen para dudas de la importancia de los recursos en la dirección estratégica Sin recursos humanos no hay patrimonio (incluso lingüístico), porque es la población, como base territorial, quién lo ha creado, configurado, y conservado. Los recursos humanos, formados adecuadamente, potenciarán el patrimonio, siendo una plusvalía en estrategias económica, empresarial, social y culturalmente viables. Creemos igualmente que no hay dudas en relación a los recursos financieros para que una entidad pueda realizar sus actividades y ampliarlas (en muchas ocasiones es un objetivo a medio o largo plazo). Eso requiere inversiones de diferentes tipos. El recurso financiero es una herramienta útil en todos los niveles
Otra estrategia muy interesante de la Xunta es ver a cultura como medio para crear un reequilibrio humano y territorial. Pero la Xunta va más lejos intentando ese reequilibrio entre lo urbano y lo rural, y entre la costa y el interior. Desconocemos si es de larga duración. ¿Qué plazos han diseñado? ¿Es de carácter irreversible? ¿Son decisiones únicas, no repetitivas? O sea otros elementos básicos de la dirección estratégica que quedan por ahora sin respuesta. La respuesta se escribirá en patrimonio, concebido en una visión amplia, un recurso específico que puede (y debe) inspirar modelos de desarrollo propios y realísticamente adaptados a las singularidades culturales de un determinado colectivo. Los recursos patrimoniales, culturales y naturales, son igualmente fundamentales en diversas y diferentes estratégicas para que se produzcan los cambios en la acción pública".

Conclusión

La cultura es un mundo tan vasto como lo de la empresa. Tantas son las definiciones como las estrategias (no todas fueron mencionadas en esta reflexión) que utilizan para que se materialicen sus objetivos. Ambos llegaron a un denominador común, o sea, que la unión es verdaderamente más productiva. La cultura aliada a la empresa y a todo un visón estratégico.
La cotidiana globalización económica ha diseñado nuevos escenarios de crisis y de oportunidad para que la cultura dé una respuesta aliada al conocimiento objetivo del mundo empresarial. . Surge la configuración del espacio cultural y empresarial que apunta nuevas direcciones. Las nuevas direcciones diseñadas por el departamento de la Xunta de Galicia son ejemplo perfecto (merecedora de más reflexiones objetivas después de su implementación) de un encuentro de mundos “aparentemente” incompatibles. Eso se creía en el pasado.
La cultura es la (re)interpretación individual y social de símbolos (que se crían) constantemente) y significados (con muchas lecturas) a través de dinamismos expresivos o creativos promoviendo el desarrollo, el derecho a la expresión y a la creatividad, para que se alcance un deseable bienestar económico y social.